sábado, 9 de junio de 2007

LA CORBETA SWIFT Y EL DIARIO DE SUS DESCUBRIDORES

1982, descubrimiento de la Corbeta Swift
EL RELATO DE UN PROTAGONISTA, MARCELO ROSAS

El 4 de febrero del 2007 se cumplieron 25 años del gran hallazgo de la Corbeta Inglesa H.M.S Swift, protagonizado por deseadenses, por eso hoy queremos que Puerto Deseado se sumerja en esta fascinante historia…
El día 31 de marzo de 1984 Marcelo Rosas comienza a escribir:
(1) “a modo de introducción, diría que estas páginas tienen por finalidad dejar inscripto, asentar todo lo sucedido en la investigación en la cual yo fui protagonista, junto a otras personas más, en la que ocurrieron cosas peculiares que nos causaron emoción, bronca, desilusión. Trato de que todo esto quede archivado para que algún día pueda ser consultado. En este mal llamado diario, no existen fechas precisas, pues lo estoy desarrollando después de tres años de haber encontrado la Corbeta, un día en aguas de Puerto Deseado.”
Todo comienza con un estudiante (Marcelo Rosas, 16 años) en un día normal de clases, cuando en la cátedra de matemáticas el profesor, Teniente de Fragata Ricardo Locarnini, les comenta a los alumnos que en el año 1975 arribó a Puerto Deseado un australiano llamado Patrick Gower, que traía con él un diario escrito por su antepasado, Teniente Erasmus Gower, contando la historia de una corbeta que naufragó en el año 1770 en la ría Deseado, accidente del cual el sobrevivió.
(1) “Ricardo me interioriza sobre algunas cosas que él sabia de este buque hundido en aguas de Puerto Deseado y me da el nombre de la persona que poseía datos más precisos o que supuestamente las tenía, (Ricardo) Caruso Roberts”
Marcelo se puso en contacto con él, quien le comentó que este australiano antes de irse había ubicado en cierta forma el lugar donde podía estar el buque hundido. Así comienza a investigar, habla con la gente del pueblo y se pone en contacto con el Capitán Marcos Oliva Day (padre) quien le da el puntapié inicial de cómo emprender el trabajo de búsqueda y la idea de formar una comisión.
(1) “En ese momento ya había comenzado a bucear, no así cuando recién tengo las primeras noticias de la “Swift”, pero tenía amigos que estaban en eso y a ellos resuelvo contarles esta historia, y con una simple frase, muchachos yo tengo esto, vamos a comenzar a trabajar sobre el tema. Tuve aceptación y así hicimos una pequeña comisión integrada por cuatro personas, una de ellas se encontraba de casualidad, en la casa de Mario Brozoski, quien fue el primero en enterarse y aceptar y segundo Daniel Guillén, sólo estaba de paso… el Sr. Marcos Oliva Day (hijo), a quien le propongo nuevamente la idea y acepta…
Luego se incorporan tres personas más, el Sr. Mladen (Maco) Kelez, quien colabora arduamente, el Sr. Carlos "Chiche" Santi, quien hace un aporte fabuloso en lo que se refiere a historia y presencia una de nuestras reuniones; y finalmente el Sr. Rubén Puschel quien coopera de una forma estupenda a debatir y a aportar datos. Todos nos repartimos tareas, al principio comenzamos nuestras reuniones en la casa de Mario quien ya era buzo y como se avecinaba una temporada bastante fría, otoño – invierno, decidimos en todo ese tiempo desmenuzar el relato y así prácticamente una vez por semana nos juntábamos alrededor de una mesa, charlábamos sobre el tema.”
“Esto es lo que yo llamaría un proceso de investigación, partimos de un problema que era el relato y luego una hipótesis, para finalmente llegar a una conclusión.- Fue todo un trabajo teórico muy importante, para mí lo más lindo de toda esta investigación porque luego vino el otro factor, el humano….”
“Chiche trajo una investigación hecha por él que tenía que ver con el relato; Éste en su última parte efectúa un comentario sobre un problema que existe cuando están en Malvinas, luego de que son rescatados por la Favorita, Corbeta que había estado anclada con la “Swift” y que decide quedarse allí a esperar el regreso; pero la “Swift” al partir para comenzar sus exploraciones, no da lugares precisos de dónde se hallarían. Después del naufragio debe enviar un bote, cuyas medidas eran de seis metros de largo, por cuatro de ancho, con algunos tripulantes de la corbeta hundida que por fortuna llegan a Malvinas y de esa forma la “Favorita” los busca, a su arribo a Pto. Deseado cargan con toda esa gente que permaneció allí, parten hacia Malvinas y se encuentran con los españoles; surge un problema y queda registrado en la historia como “Entredicho anglo – español”.
En 1981 pasan a formar una Subcomisión del Club Capitán Oneto de Búsqueda y rescate de la Corbeta Swift y para darle más seriedad aún deciden ponerse en contacto con el Capitán Enrique Lonzieme, director del Museo Naval de Tigre, y ofrecerle ser presidente de dicha comisión; éste acepta y les brinda información teórica (mapas, planos de una nave gemela, etc.) poniéndose en contacto con los directores navales de todo el mundo. En este mismo año deciden que de encontrar los restos de esta corbeta se destinarían a la creación de un museo para el enriquecimiento de Puerto Deseado.
Luego comienzan las primeras inmersiones en la ría muy cerca de donde hoy todavía se encuentra la corbeta pero la visibilidad no los ayudaba.
(1) “Me interesa poder dejar en claro que hubo también otras personas que colaboraron con algún comentario. El Sr. Zizich, es quien va a dar un indicio bastante cercano de donde podía estar esta corbeta; pescador y hombre de mar de Deseado habla de la zona donde posteriormente hallamos el buque, área cercana a Pescasur. Nos comenta que él con un ancla había sacado un pedazo de madera, pero luego de unos cuantos meses pudimos constatar, en verano, que era el mismo lugar a que él se refería. Se pone a nuestras órdenes y ofrece su colaboración, es así que luego del descubrimiento él está relacionado con nosotros aportando su conocimiento sobre la zona y además su barcaza, poseía un bote a motor".
El 4 de febrero de 1982 Marcelo junto a Daniel deciden sumergirse cerca de lo que era Pesquera Pescasur (ahora Vieira); (1) “cerca de las dieciseis pues a esta hora ya habíamos dado con el barco, hundido bajo esa supuesta roca que se descubría con la marea, con marea alta no se divisaba; la impresión es indescriptible,”
“Decía que mi interés ha vuelto al primitivo, me he visto un poco cansado y sobrepasado de actitudes que no llevan a nada, entonces he vuelto como a nacer y a querer poner las cosas en su lugar”... Así finaliza su relato Marcelo Rosas.
Hoy las piezas rescatadas de la Corbeta Swift se exhiben en el Museo que en homenaje a la memoria de uno de los primeros jóvenes que formaron parte de esta comisión de búsqueda y que trabajo tanto antes y después del descubrimiento lleva su nombre: Mario Brozoski.

(diario inédito) (1)
Material suministrado por la directora del Museo Municipal Mario Brozoski, Prof. Claudia Gutiérrez

1 comentario:

chapi dijo...

Esto tiene un valor histórico impresionante.
FELICITACIONES!

COMPRAR, VENDER Y PERMUTAR GRATIS